El Amague Perú

Escribe para busca

Para FPF, Panamericanos no era prioridad (Por: Miguel A. Suero)

Selección Peruana

Para FPF, Panamericanos no era prioridad (Por: Miguel A. Suero)


Había que hacer una pausa. Anestesiar tanto desencanto por la mala campaña de la selección sub 23 en los juegos Panamericanos. En el fútbol, pasamos del día a la noche en  apenas cuatro partidos. Pero … ¿quien es el culpable? Todas las baterías apuntaron a Nolberto Solano, quien de ser el «maestrito» fue lapidado inmisericorde, desde todos los flancos. Si bien es cierto, «Ñol» fue el técnico y estuvo al frente de este equipo, que solo sumó un triunfo, por penales en su corta participación en el torneo continental, podemos afirmar que no tiene más responsabilidad que la Federación Peruana de Fútbol, que su presidente Agustin Lozano, o que el mismo Ricardo Gareca.    Expliquemos lo sucedido, si bien la participación de Perú en este evento organizado en nuestra capital, se conocía desde hace mucho tiempo, en la Videna no era prioridad, hoy tras la clasificación a Rusia 2018, todos los esfuerzos logísticos, deportivos y de presupuesto estuvieron direccionados en la pasada Copa América y en las eliminatorias hacia Qatar.  Nada más. La sub 23 no tenía importancia y por eso se echo mano del personal de la selección mayor, se movieron las piezas como se pudo y se designó a Solano como el técnico, incluso nos enteramos que éste solicitó la presencia de un asistente de su confianza, pero el pedido fue rechazado y le pusieron a los argentinos Hugo Alvez y Adrian Bacarini, para que lo acompañen.  La orden fue que no viene nadie de afuera, porque no hay presupuesto. Otro factor que atentó contra el buen desempeño del equipo, como si la casi nula  importancia que le dieron desde la federación no sea bastante, es el poco apoyo de los clubes, que no aceptaron ceder a sus jugadores convocados a tiempo completo, por eso se hicieron unos cuantos micro ciclos y durante la Copa América no se entrenó, porque los clubes hacían mini pre temporadas y debían jugar el torneo bicentenario. Sumando todo el tiempo, no llegaron a un mes de entrenamientos. Eso lo sabían Lozano, Oblitas, el encargado de menores Daniel Ahmed quien no se quiso quemar y no fue el entrenador del equipo y el propio Gareca, quien no solicitó mayor apoyo a esta categoría. La selección mayor aglutina el absoluto interés del predio de San Luis, lo tienen todo planificado y os resultados siguen llegando. Tomando en cuenta la clasificación y la final de la Copa América, le deberíamos dar la razón y no levantar la voz para criticar, aunque aquí el tema va porque no dijeron las cosas claras, nos contaron el cuento de una gran participación panamericana blandiendo redes y al final, fuimos coleros y todos los que manejan el fútbol nuestro ya sabían lo que iba a suceder. No necesitaban llamar a Reinaldo dos Santos para que se los cuente un mes antes.      Lo demás, todos lo sufrimos sobre el césped artificial de San Marcos. Perú lució bonitas camisetas, llevó gente a las gradas, tuvo poco fútbol, casi nada de orden táctico, entrega recortada, chispasos de emoción, sobre todo por las atajadas de Cáceda o los amagues de Quevedo.  Y dejamos de contar. Yo, relevo a Solano de ser acusado, pero él aceptó el encargo y paga las consecuencias. Debía ser el técnico de las futuras selecciones y ahora es cuestionado en todos los foros. Esperemos que continúe su camino de aprendizaje y vuelva a ser llamado «el maestrito». Yo digo…

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *