LOADING

Type to search

Análisis: Al paso del ‘Tigre’

Selección Peruana

Análisis: Al paso del ‘Tigre’

Por: Isaac Montoya Chirieleison

El corazón y la fe pudieron más. Sin Guerrero, Farfán ni Cueva, la blanquirroja consiguió un triunfo histórico que ayuda en lo colectivo, lo moral y lo psicológico. Aunque se logró quitar el invicto de diecisiete partidos sin derrotas a su par brasileño, este duelo fue tan solo un amistoso, vayamos con calma. Lo valioso de este tipo de victorias es que nos hacen creer en nuestras capacidades, nos impulsan a crecer y a aprender cada día más. Esto también nos demuestra que como todo en la vida, no hay nada ni nadie indispensable.

La idea de Ricardo Gareca fue clara desde su alineación inicial: Cambió el habitual sistema y probó otro en el que predominaba más la elaboración de juego asociado, fortaleciendo el accionar colectivo. Le jugaron de igual a igual al conjunto de Tité y fueron más un equipo en todo sentido. Hicieron presión alta ante las salidas del rival, tocaron al ras del césped para buscar combinaciones, jugaron en espacios reducidos sin vergüenza ni temor y metieron a los brasileños en su lado del campo de juego.


El mérito del plantel bicolor radica en que enfrentaron al vigente campeón de la Copa América, que les hizo ocho goles en dicho certamen.  Y le fueron al frente sin complejos. Los obligaron a salirse de su estilo de juego y a sacarlos de su zona de confort. Adrede, les hicieron caer en el error una y otra vez. Les cortaron los circuitos de juego a los que están acostumbrados. Los encararon de igual a igual. Los desesperaron y frustraron a tal punto de que solo atinaban a tirar centros largos a sus delanteros.

La defensa estuvo en su punto. Gallese transmitió confianza y seguridad en su arco. Tanto Trauco como Advíncula mantuvieron un buen rendimiento y criterio según la situación. El aplomo de Abram y la experiencia de Zambrano fueron cruciales para neutralizar los ataques de la “Canarinha”. Pero sin duda alguna, la novedad fue la línea de tres volantes, que tuvo a un inspirado Yotún como el gran destacado. Sus gambetas y pases filtrados fueron una migraña para la defensa verde amarelha. Fue el ejecutor y asistidor del gol.


Por su parte, Tapia demostró el nivel obtenido cómo titular en Holanda. Aquino retornó con su fuerza y coraje para dar más solidez en el dominio del mediocampo junto con Gonzales. Flores y Costa estuvieron en sintonía con sus compañeros. Su entrega y buen juego les hicieron ganar metros adelante en ofensiva para profundizar u para que les cobren faltas a favor. Hasta el resistido Ruidíaz participó en la construcción de jugadas. Participó en la elaboración y recuperó balones, hizo paredes con sus compañeros.

Pero las cosas claras. Si bien se logró ganar, esta no fue una revancha por la final perdida en Brasil 2019. Aunque, por un instante, el país entero y los protagonistas fueron uno solo en esos más de 90 minutos que duró el juego en el LA Memorial Stadium. Por segunda vez en la era Gareca, al minuto 87 y de táctica fija tras un córner, el defensa de Vélez Sarsfield introducía con remate de cabeza en las redes del ‘Scratch’ ese grito de desahogo que logró doblegar al actual rey de Latinoamérica.


En 90 años de existencia, Perú solo había superado 3 veces a su contraparte de Brasil. Bajo el mando del Tigre, en tres años, ya le han ganado dos veces más. En sus últimos 53 partidos, la “auriverde”  solo ha sufrido cuatro derrotas en total. En ellas figuran su caída ante Perú  por 1-0 en la Copa América Centenario EE.UU. 2016, contra Argentina por 1-0 en un partido amistoso jugado en Australia el 2017, frente a Bélgica por 2-1 en el mundial de Rusia 2018, y de nuevo versus Perú en esta contienda amistosa.

El panorama actual nos invita a soñar, pero detrás de ello habrá que trabajar aún más si queremos seguir en el camino correcto. El objetivo y mantra deberá ser el luchar a muerte cada disputa de la clasificatoria sudamericana para obtener un cupo a la próxima copa del mundo en Catar 2022. El cambio no siempre es malo y ha quedado demostrado. Quizás aún no estemos listos, pero hay algo que tener bien en claro: No nos sobra nada. Y esta selección, que es el reflejo de nuestra sociedad, aún sigue en vías de desarrollo en medio de todo lo demás.

 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *