LOADING

Type to search

Heurístico e inimitable(Por: Fernando Peña)

Otros Deportes

Heurístico e inimitable(Por: Fernando Peña)

Julio Ernesto Granda, es hechura de talento y genialidad, y uno de los mayores exponentes peruanos del deporte ciencia

 

Ganar con sencillez y perder con elegancia

Julio Granda

Transcurría febrero de 1967, mes en el que se funda en Estados Unidos la American Basketball Association (ABA), y en Uruguay la selección de fútbol consigue su 11° título de Copa América.

Ese mismo mes en Italia nacía el futbolista Roberto Baggio, considerado uno de los mejores delanteros de todos los tiempos de la escuadra azzurro. Al otro extremo del mundo en la localidad de Camaná, al sur del Perú, a 177 Km., al noroeste de la ciudad de Arequipa, nacía Julio Ernesto Granda Zúñiga. Es más, llegó al mundo exactamente el sábado 25.

Tercero de siete hermanos, sus primeros bosquejos con el ajedrez empezaron cuando apenas tenía 5 años de edad. Cuatro años después, tras amaestrarse participando de torneos locales y regionales, gracias a la persistencia de su progenitor, logra clasificar a la final del Campeonato Nacional Absoluto. Más adelante y con apenas 13 años, en 1980 ganó el Mundial Infantil en Mazatlán, México.

No obstante, y a pesar de sus primeros importantes éxitos, Julio Ernesto no estaba convencido de su afición por el ajedrez, peor aún, llegó a tenerle aversión al estudio metódico que la disciplina demanda.

Granda no estudió teoría de aperturas y solo leyó, conforme lo ha reconocido, el tercer tomo del Tratado General de Ajedrez (Roberto Grau). Pero tiene una innata habilidad, una prodigiosa memoria y gran facultad de asimilación, atributos que lo han facultado para ganar torneos y títulos trascendentales.

Esa importante carencia que implica no contar con el conocimiento teórico, la fue remediando con espíritu de competidor, de persistente contendiente, y la fobia a la derrota. Pero además de ello, Julio Ernesto hizo de la heurística -arte de crear y procurar estrategias para resolver problemas- su mejor método para la victoria.

En 1986 fue convocado a Cuba y tras jugar en varios torneos venciendo en la mayoría de ellos, al igualar el primer lugar en el tradicional magistral “Capablanca in Memoriam”, alcanzó la concluyente norma que lo confirmaba como Gran Maestro Internacional.

Tras la consecución de aquel valioso título, la historia es conocida: cuatro veces Campeón Panamericano Absoluto. Compitió en cinco Copas del Mundo. 11 olimpiadas de ajedrez. Campeón mundial infantil, iberoamericano, panamericano, continental, bolivariano. Primer lugar en La Habana, Valladolid, Mar del Plata, México, Ciudad de León, Galicia, Barcelona, Mallorca, Zaragoza, Reinosa, Navarra, Andorra, Italia, Holanda, Ucrania…

El ajedrez me regaló una vida distinta a la que podía intuir. Me dio comodidades, viajes, triunfos. Pero también me quitó parte de mi infancia… Yo no quería dedicarme al ajedrez… había decidido volver al campo porque son mis raíces y es el único trabajo que me gusta”

Detenta la más alta distinción peruana: Laureles Deportivos. Al tiempo que ha sido declarado Ciudadano ilustre y en condición de tal se le ha conferido la medalla de oro de la Municipalidad Provincial y el Gobierno Regional de Arequipa, además del reconocimiento de la comuna de su natal Camaná, como también de la Comunidad Andina, entre otros.

Julio Ernesto Granda Zúñiga es, sin lugar a dudas, uno de los más preclaros representantes del deporte nacional y uno de los tantos arequipeños que nos ha representado con honor.

 “He jugado más de 300 torneos en toda mi vida y he ganado 70 u 80 de ellos. No está mal, ¿verdad?” 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up