LOADING

Type to search

Enzo Ferrari: il ‘Commendatore’

Otros Deportes

Enzo Ferrari: il ‘Commendatore’

 

La legendaria historia de la ‘Scuderia’ surgida en Maranello, es tan fantástica como la de su fundador

“Eso que llamamos destino, está en una gran parte en manos de los hombres, cuando estos tienen ideas claras y propósitos firmes”

Enzo Ferrari

Millones de seguidores en el mundo idolatran el sueño del iluminado nacido en Módena. Nada sería igual sin la prestigiada scuderia. Ferrari es artesanía, historia, simbología, tradición, epopeya. Desde el Cavallino Rampante (caballo encabritado) hasta la factoría de Maranello 

El origen de todo se remonta al 6 de septiembre de 1908 cuando con tan solo diez años vio la Coppa Fiorio, que se corría cerca de Bolonia. Desde entonces el joven Enzo empezó a soñar únicamente con coches olvidándose de su pasión por escribir o por ser cantante de ópera.

Empero, la ‘Scuderia Ferrari’ surgió formalmente en 1929, el 16 de noviembre, tras la oficial aprobación del proyecto que, Mario Tadini, Enzo Ferrari, Alfredo y Augusto Caniato y Ferruccio Testi -con la inclusión de Alfa Romeo y Pirelli- formalizaron en la notaría Della Fontana, en Módena. El propósito era comprar vehículos de Alfa Romeo para participar en las competiciones del calendario deportivo nacional y de la ‘Associazione Nazionale Automobil Clubs’. 

Previamente a sus inicios como piloto, Enzo fue enviado a cursar estudios en una escuela de ingeniería mecánica…la Primera Guerra Mundial se cruzaría de lleno. En poco tiempo perdió a su padre y a su hermano, y la compañía familiar se hundió prontamente.

Ya en Turín, a donde viajó sin dinero, sin trabajo, sin familia y en busca de empleo se enroló en la empresa CMN. Su pasión por los autos no había decrecido y se compró un viejo Alfa Romeo para competir en carreras. Salvo una destacada actuación en la ‘Targa Florio’ que le valió para entrar en Alfa Romeo, Enzo no alcanzó resultados notables.

La voluntad obstinada de perseguir una ambición propia es verdaderamente una fuerza que puede hacer superar obstáculos”

Enzo Ferrari

La alianza de Ferrari con Alfa Romeo se truncó y dio paso a separar sendas. Un Ferrari que no tomó parte en la carrera inicial de Silverstone en 1950 si no que debutó en la siguiente en Mónaco…se instalaría por siempre en la F1 y se convertiría en el equipo emblemático del campeonato con números impresionantes: 16 títulos de pilotos, 15 de constructores, 991 grandes premios disputados, 238 victorias, 228 poles, 770 podios, 254 vueltas rápidas, 84 dobletes o 15.124 vueltas liderando carreras de F1.

El “Comendatore”, un hombre de símbolos y tradiciones, unió su éxito en la competición con una vida marcada por la tragedia, tomó de símbolo el Cavallino Rampante, en deferencia a un aviador –hijo del conde Enrico Baraca- caído durante la I Guerra Mundial, homenaje que hizo también extensivo a todos los aviadores abatidos.  

El Cavallino Rampante, originalmente pintado en el fuselaje del caza del militar caído era de color rojo sobre una nube blanca. Ferrari entonces lo pintó negro en señal de luto añadiéndole un fondo amarillo para recordar Módena, su ciudad de nacimiento. El último retoque fue hacer que la cola de su Cavallino apuntará hacia arriba en señal de buena suerte. Así nació la señal más identificativa de la escudería de Maranello.

Los coches fueron su vida, esa que le golpeó tanto y que dejó definitivamente afectada tras la muerte de su hijo y que le llevó para siempre a esconder su rostro tras unas gafas de cristales oscuros. 

Enzo Ferrari muere en agosto de 1988, y pese a todos los éxitos sostenía que era un grave error llamarle triunfador: “Durante mi vida lo he perdido todo…” Su legado sigue muy vigente y formar parte de la historia de Ferrari es un privilegio.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *