LOADING

Type to search

El vóley en decadencia: Veinte años de fracasos

Otros Deportes

El vóley en decadencia: Veinte años de fracasos

 

 

Sí en el fútbol la fiesta máxima es el mundial; en el vóley son las olimpiadas, en este caso Tokio 2020. Esta semana, nuestro país fue partícipe del cuadrangular realizado en  Bogotá (Colombia). Este preolímpico otorgaba un cupo a las olimpiadas de este año.

El coliseo El Salitre fue testigo de una de las caídas, no sé si más dolorosas, pero, tal vez, el punto de quiebre que necesitamos para trabajar desde las bases en un deporte que hace años no está siendo tratado como se merece y que va camino a la destrucción.

La selección peruana de voleibol, al mando del español Francisco  Hervás, llegó a Colombia predispuesta a luchar por el cupo. Previamente, tuvo una gira de preparación en Puerto Rico, logrando 2 victorias y 2 derrotas. Como eran partidos de ensayo, lo ideal era que esos cotejos le sirvan al entrenador ver el funcionamiento y juego colectivo esto le debió servir al entrenador para ajustar los cambios de cara al debut que se tendría ante Argentina.

Llegó la semana del cuadrangular, estábamos convencidos de que el primer partido era decisivo para saber si seguíamos en carrera. Nos enfrentábamos a una Argentina mundialista y muy bien colocada en el ranking (actualmente en sexto lugar). El equipo albiceleste ganó el partido, después vino Colombia, que ha mejorado increíblemente los últimos años. El primer set se jugó a tope y lamentablemente las fallas nos jugaron malas pasadas y no pudimos levantarnos. Por último, la cereza del pastel, fue la derrota ante Venezuela, sexteto que no era favorito y tampoco ha sido registrado en la historia como mejor que nosotros.

Así fue, nuestra participación. Ningún set ganado, malos ratos extradeportivos y tal vez, un último partido que servirá para cambiar todo el horizonte que se está viviendo dentro del manejo de nuestra selección.

No hay que buscar culpables directos, a pesar de que las chicas no estuvieron en el nivel esperado, fueron y enfrentaron la adversidad. Para que un equipo rinda o una deportista se entregue al cien por ciento es necesario que exista un trabajo detrás, desde la alimentación que deben de llevar hasta las horas de sueño.

 

 

 

 

En los últimos 20 años, hemos logrado 2 clasificaciones a un campeonato del mundo, ubicándonos en el puesto 15 y 17; además, 0 clasificaciones a las Olimpiadas y 9 podios sudamericanos. También, es necesario señalar que, los últimos ocho años, diversos entrenadores pasaron, sin embargo, no han encontrado el camino para resurgir el vóley peruano. Entre ellos se encuentran: el coreano (Hong Sung Jin), brasileños (Luizomar y Marasciolo), peruana (Málaga), italiano (Cristofani), español (Hervás). En el caso de Natalia Málaga, esta última es la que más cerca ha estado porque hacía sentir a sus jugadoras lo que es representar al país.

Bajo esa premisa, ahora más que nunca, es necesario darle una vuelta al tema del manejo dirigencial. Tenemos jugadoras jóvenes, donde se puede trabajar y repotenciar su nivel. Se tiene que buscar masificar el vóley peruano, como en una entrevista, después de la derrota en los Panamericanos frente a Colombia, Natalia Málaga mencionó que los colegios necesitan educación física donde enseñen a las niñas lo básico del vóley, eso ayudará bastante. Por otro lado, respetar los ciclos de los entrenadores y los proyectos.

Perú ya no se debe quedar con la imagen del sexteto ochentero que nos dio grandes alegrías. Es momento de tener una nueva generación. Eso se debe trabajar, se debe invertir y masificar. La selección necesita atenciones, seguimiento, para poder rendir en la cancha y poder revertir este pobre nivel que hemos tenido.

 

 

 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *