LOADING

Type to search

Nicolas Fuentes, el ‘Cordobés’ (Por: Fernando Peña)

Fútbol Peruano

Nicolas Fuentes, el ‘Cordobés’ (Por: Fernando Peña)

14 de junio de 1970: Nicolas Fuentes, cubriendo el balón ante Jairzinho, delantero brasileño. A aquel medio día el jugador carioca fue “despintado”

Poseía una gran calidad técnica y sentido de anticipación, y destacó con solvencia y maestría en la posición de lateral izquierdo

“era uno de los más divertidos del grupo, por eso le caía bien a todos (…). Recuerdo que cuando concentrábamos en el ‘Lolo’, agarraba la manguera y se ponía a regar el jardín del estadio. Él decía que lo hacía para relajarse, y en la noche jugaba unos partidos extraordinarios”

Roberto Chale

Reconocido como el mejor lateral izquierdo de la historia del país, Nicolás Fuentes, heredó el apodo del diestro español Manuel Benites “El cordobés”. Fuentes, como aquel ibérico torero, mostró siempre un elegante y vistoso estilo.

Nicolas Fuentes Zegarra, nació en la localidad costeña de Mollendo, capital de la provincia de Islay, en el departamento de Arequipa, el 20 de febrero de 1941.

Emprendió su unión con el fútbol en las divisiones inferiores del Sport Boys, más adelante en 1961 debutaría, jugando de puntero izquierdo, en el Atlético Chalaco, otro de los trascendentes e históricos equipos porteños. Allí estaría hasta 1963.

En 1964, a solicitud de Marcos Calderón, llegó a vestir la camiseta de Universitario de Deportes, equipo al que pertenecería hasta 1970. Durante esa prolongada estadía destacó en los campeonatos nacionales y en la Copa Libertadores. Junto a otros consagrados ídolos cremas como José Fernández, Luis La Fuente, y Héctor Chumpitaz, conformó una de las más eficientes y consistentes defensas del fútbol profesional peruano.

“la calidad no requiere de autobombo”

De mediana estatura y delgada contextura física, evitó siempre las jugadas fuertes para someter a los delanteros a los que confrontaba. En compensación a su escasa velocidad mostró siempre un juego señorial y sobrio, recurriendo a elegantes lances, entre los que se cuentan características jugadas suyas conocida como la cuchara y el reloj, en las que el atacante quedaba pifiando tras un balón que el hábil ‘cordobés’ se encargaba de quitar de modo suave y elegante.

Roberto Chale, quien fuera su compañero en Universitario de Deportes, se apura en anotar que “Marcó una época. En los clásicos, Nicolás se convertía en la figura porque siempre bailaba a los rivales. Era flaquito, no era muy alto, pero lucía por la técnica que usaba para quitar el balón”

Como parte del combinado nacional, jugó 17 partidos que fueron del 3 de abril de 1965 al 27 de julio de 1971. Intervino en las eliminatorias de la Copa Mundial de Fútbol de 1966 y de 1970 en México. Jugó en el Mundial de México, alzándose como un notable integrante de la defensa del seleccionado patrio junto a Héctor Chumpitaz, Eloy Campos y Orlando de La Torre.

Cerca de su retiro, paso al equipo de Club Atlético Defensor Lima, volvió al Atlético Chalaco y finalmente se retiró en Sporting Cristal.

Nicolas Fuentes Zegarra se retiró del fútbol, tal como llegó, sin aspavientos ni aires de super estrella, y es que la calidad no requiere de autobombo.

“arriba nos va a esperar, para jugar una pichanga”

Héctor Chumpitaz

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *