El Amague Perú

Escribe para busca

Opinión: River disparó primero (Por Nestor Díaz de Centro al Área)

Fútbol Internacional

Opinión: River disparó primero (Por Nestor Díaz de Centro al Área)

NÉSTOR DIAZ

River Plate disparó primero en el superclásico argentino, correspondiente a la ida de la Semifinal de la Copa Libertadores. Cuando nacía el primer tiempo Borré es trabado dentro del área y él mismo coge la redonda y rompe las redes de Andrada. El Match se tornó intenso, típico de los mejores clásicos del mundo. River Plate mantuvo la pelota, Boca esperaba para un contragolpe. En una salida rápida Capaldo desperdicia una oportunidad que pudo cambiar el trámite. Nacho Fernández con una jugada magistral a los 69 minutos destina la serie dos arriba a favor de los riverplatenses.
En el torneo más laureado de clubes del continente este encuentro fue el cuarto cruce mano a mano entre ambos en los últimos cinco años, se vieron las caras en la final del 2018 en el Bernabéu y en los octavos de 2015, incluído el partido donde los simpatizantes xenienses arrojaron gas pimienta a los jugadores millonarios al comenzar la segunda mitad. La rivalidad entre Boca y River comenzó a principios del siglo XX, cuando dichos clubes compartían sede en el Barrio de La Boca. En su primer duelo un 24 de agosto de 1913, River se impuso con un ajustado 2 a 1. Aquella tarde ardió una bandera de Boca, lo que dió inicio a una guerra histórica. Por repasar un episodio, en 1985 el central Oscar Ruggeri y el actual Técnico de nuestra selección Ricardo Gareca firman por River procedentes de Boca. La casa de Ruggeri es incendiada con los padres del jugador dentro. Para suerte pudieron ser rescatados.
Las camisetas y banderolas locales en la semifinal, destellaban la ilusión y la pugna de cada escuadra en el rectángulo de juego y más allá de las tribunas del Monumental de Núñez los televidentes del mundo entero ansiaban un dorado final. Si de camisetas se trata, la de Boca es inspirada en la bandera del primer barco sueco que atracó en el muelle de La Boca. La de River en su origen era blanca completa, pero en una ocasión un jugador robó de un carro una cinta roja de seda y la prendió de la camiseta con alfileres en diagonal. – Vaya que combinación! Exclamaron los directivos. Y la cinta se quedó para toda la vida. Coincidencias del destino, acaso no son los colores que nos regaló Dios a los peruanos. La blanquirroja, la paz o la sangre.
El River de Gallardo siempre propone en ataque y en esta ocasión no fue la excepción, manteniendo la supremacía sobre su clásico rival en los últimos lances. El apache Tévez lleno de ira hace un gesto con las manos en señal de dinero en referencia a Los Árbitros, una actitud lamentable del ídolo. Sólo uno disputará la final en Santiago. River lleva una ligera ventaja para la batalla de vuelta del 22 de este mes en la Bombonera, digo ligera por que en estos duelos todo puede pasar. La Bombonera no tiembla, late.

Centro al área
Etiquetas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *