LOADING

Type to search

¡Papelón! Menos excusas, más opciones. No más fantasías (Por: Aarón Virhuez)

Copa América Selección Peruana

¡Papelón! Menos excusas, más opciones. No más fantasías (Por: Aarón Virhuez)

Tal cual comenté luego del triunfo ante Bolivia, Perú necesitaba seguir reencontrándose. Ante Brasil eso no sucedió y más bien se ahogó en sus ideas

En estos momentos, solo me viene a la mente la canción de Tito Nieves. “Vivo en un mundo de mentiras, fabricando fantasías para no llorar” y lastimosamente, sí que lloramos. La realidad nos dio una cachetada. Los partidos post mundial reflejaron el nivel actual en la que nos encontramos, tanto así que hasta sufrimos para ganarle a Bolivia, que pese a ser una selección inferior, nos empezó ganando, pero nuestra capacidad de reacción fue inmediata y pudimos darlo vuelta.

Todos los partidos son iguales, no pretendan ganar de la misma manera. Con el respeto que se merece Bolivia, pero ellos no son Brasil.  Ricardo Gareca consideró conveniente que equipo que gana no se cambia, le resultó solo once minutos, pues a los 12’, el gol de Casemiro originó que la selección peruana empiece a hundirse. A la ‘canarinha’ no le puedes conceder espacios, era obvio que los primeros minutos nos iban a medir, nos iban a dejar jugar y tocar, y que cuando ya nos hayan analizado irían al ataque. Y así fue.

No fueron, uno ni dos, sino cinco y hasta pudo haber terminado en más. Hubiera preferido que Gareca apueste por un estilo más conservador, priorizando lo defensivo, esperar y después atacar, pero no ocurrió. La “blanquirroja” lastimosamente hizo lo que no debía: poca inteligencia para hacerle partido al anfitrión, falta de coordinación entre los centrales, falta de conexión entre la primera línea de volantes (como ya venía ocurriendo). Lo que se podía esperar era que el binomio Tapia- Yotún tenían que haber hecho el trabajo de tomar a los generadores en Brasil: Arthur y Coutinho, quienes siempre recibían libres.  A ello hay que sumarle la poca capacidad de neutralizar por parte de Luis Advíncula y Miguel Trauco.

Si con el 0-0, Perú no logró compenetrar, después del 1-0 fue fatal. El planteamiento se vino abajo. Salimos a presionar y dejamos espacios bien aprovechados por la escuadra de Tité.

Los errores no son solo culpa de los futbolistas, la raíz empieza desde el planteamiento inicial. ¿Si algo no te resulta frente a un marcador abultado, porque no modificar? Se tuvo que esperar al 4-0, cuando ya estábamos muertos en vida, recién ahí prefirió asegurar el arco, pero también fue en vano. Cero capacidad en recambios, hoy no funcionó el replanteo tampoco. Para colmo sacó al único punta, Paolo Guerrero para cuidarlo de una amarilla, sin pensar que ello desquebrajó más al plantel.

¿Cuándo despiertan?

El 5-0 propiciado por Brasil en el último partido del grupo es un golpe muy duro para todos los jugadores. Seguramente nos da cólera e ira, pero en el fondo nos muestra una realidad que se ha venido dando luego de nuestra corta participación en el mundial.

No se trata de ser pesimista o una persona con malas vibras, a la que se acostumbra decir; de lo que se trata es de ver una evolución. Lo lógico es que luego de Rusia 2018, el equipo de todos muestre un crecimiento, sin embargo, ha habido más un estancamiento, que una evolución.

¿Responsabilidad de alguien? Si la vez pasada se le aplaudió el sistema táctico a Gareca, esta vez tenemos que decirle que no siempre te va a resultar, por eso es necesario tener opciones, aunque claro, tampoco él no es responsable de los errores individuales que se tuvo, y que gracias a ello se hicieron mayores los niveles técnicos y tácticos de los anfitriones.

Los números lo dicen: todo a favor de Brasil, nada que justifique el score, pero si para preocupar el rendimiento. El DT de la selección quiso salir a buscar aunque sea un empate, pero dejó de lado a futbolistas que pudieron aprovechar la zona extrema como ‘Canchita’, Carrillo. El ingreso de Ballón fue demasiado tarde.

Ya no vale llorar sobre la leche derramada. Como los viejos tiempos, Perú ahora depende de la bendita “calculadora”. Aquellos que quieran hacer números, empiecen a sumar y restar ya o en todo caso empiece a desarrollar el teorema de Pitágoras.

Simplemente esperar

Perú y Brasil llegaban con cuatro puntos. A la misma hora jugó Venezuela (que ganó 3-1 a Bolivia) y clasificó como segundo. El 5-0 en contra deja al equipo de Ricardo Gareca con un respirador artificial, a la espera de ser salvado por otros resultados.

La bicolor tiene que esperar que Argentina empate con Catar y que Japón no le gane a Ecuador. Si solo se da uno de los dos resultados, se recurre a la diferencia de goles y eso nos puede complicar.

Sí, así es, hay que rezar para que se logren estos resultados, pero los astros no se alinean dos veces. En las clasificatorias, hicimos la tarea, cumplimos, ganamos lo que teníamos que ganar (sin contar el TAS) y ante Nueva Zelanda nos sacamos 20, pero de ahí en adelante algo pasó.

La respuesta a eso solo la tiene Gareca. Quizá esté pensando más en seguir excusándose o decir que está en proceso de encontrar a nuevos valores cuando lo pudo haber hecho en los amistosos.

Una derrota no hace peor al equipo, ni un triunfo lo hace mejor, no mato a nadie, sé que este grupo puede, pero no quiere. Como dije en ese post triunfo ante Bolivia, Perú necesita reencontrarse, pero también deben empezar a hacer un mea culpa porque la mayoría de esta selección es la mundialista, entonces algo no está funcionando. La cabeza principal no está encontrando la fórmula. Si logramos clasificar, Gareca tendrá que hacer muchos ajustes y si los astros no nos favorecen, simplemente tendremos que trabajar para las Clasificatorias. Por ahora, todos con el suspenso, sin perder el horizonte ni la objetividad. Hoy, los resultados no nos aseguran en la siguiente etapa. Habrá que esperar a ver si se concreta nuestra muerte o simplemente renacemos. Si ocurre lo segundo, espero que sea un renacimiento fortalecido. Que este 5-0 sea el punto de quiebre.

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *