El Amague Perú

Escribe para busca

Demasiado miedo y tan poco tiempo (Por: Sergio Henostroza Vega Centeno)

Copa América Selección Peruana

Demasiado miedo y tan poco tiempo (Por: Sergio Henostroza Vega Centeno)

Perú

La ‘Blanquirroja’ sufrió su sexta derrota luego de Rusia, y con la Copa América a la vuelta de la esquina, hay elementos que hay que erradicar de raíz.

Una derrota como las que ya no queríamos volver a ver. Hoy la Selección Peruana encontró en Colombia al último peldaño a su sueño eterno. Luego de este 3-0, tenemos dos opciones, o levantarnos y andar cojeando hasta Brasil o de antemano creer que este será un simple viaje turístico. Así de simple.

Para este último amistoso, Ricardo Gareca probó cubrir la falencia más grande mostrada ante Costa Rica, el ataque. Mando desde el arranque a Paolo Guerrero, colocó a Christian Cueva como extremo, por un lado, y a Christofer Gonzáles, por otro. A Yoshimar Yotún en la contención para dar una mayor verticalidad al juego, y a Luis Advíncula en su posición habitual, cuando se había anunciado que Aldo Corzo se apoderaría de la zona lateral. Era obvio lo que buscaba el ‘Tigre’: dominio. Tristemente, pecó de ambicioso y descuido el dar un equilibrio.

Los primeros minutos fueron dolorosos de ver, a pesar de que Perú tuvo ese llamado dominio. Cortamos buenas intenciones colombianas, tocábamos bien el balón, abrimos la cancha, pero no llegaba el gol. Y como señaló Guerrero al finalizar, esa búsqueda se convirtió en desesperación, desde muy temprano en el juego.

Luego llegó ese cambio de posición un tanto bizarro, ya que Paolo pasó a la banda, mientras que ‘Canchita’ se quedó de ‘9’. Y si el hombre de Sporting Cristal ya mostraba cierta incomodidad cumpliendo por el costado, como media punta estaba aterrado. Se veía en su rostro que era demasiada responsabilidad. Y aquí no tuvo que intervenir Davinson Sánchez o Yerry Mina para evitar su envolvimiento en la acción. El hombre no alcanzó el balón en la mayor parte del tiempo, y hablamos de aquel que estaba tomando la posición de Edison Flores, el cual también se encuentra en deuda. Muy preocupante.

Y ahora, no fue James Rodríguez, ni Falcao, ni Cuadrado, fue Mateus Uribe en dos ocasiones, la primera con un poco de polémica, quien despacito nos dio una señora dosis de realidad con la que vamos a estar cargando hasta el día sábado. Ante los ‘ticos’ hablé sobre la espera para pulverizar a un rival al cual le estuviésemos ganando por lo mínimo. Hoy, esperamos demasiado para siquiera encajar el primero. ¿Qué pasó? No nos aguantaron más, y terminamos trasquilados ante la hinchada que venía para armar la fiesta.

Si me preguntan, me encuentro muy angustiado por la selección. Hay demasiado miedo para encarar los compromisos. Llámenle presión mediática, peso por ser un equipo mundialista, pero Perú no puede jugar con el marcador, ni a favor, ni en contra. El gol, sumado a la expulsión de Yotún, que hasta el momento venía siendo el más participativo y quien mayor impacto causaba, fue el detonante para perder completamente el control de un partido que se podía jugar con paciencia activa.

Confiar nuevamente en Miguel Araujo y Luis Abram me pareció correcto, pero tristemente tuvieron que bailar con la más fea al ponerse de escudo ante la oleada cafetera que luego del segundo tanto, se vino con todo. Un equipo desmoralizado que ya no tenía sustento. Lo que sea para borrar la imagen vista el día de hoy en el Estadio Monumental.

Fueron 10 amistosos luego de Rusia. Solo hemos ganado tres de ellos, empatamos uno, y en total caímos SEIS VECES, una más dolorosa que la otra. Que el golpe enseña, es una de las verdades más grandes del universo, pero yo sigo preguntando, ¿Cuánto más? ¿Cuántas derrotas más tenemos que soportar para aprender la lección? El no querer creer que se está haciendo un mal trabajo, es ser demasiado ciego, si me lo cuestionan.

El próximo sábado iniciamos la Copa América ante Venezuela, y aún no terminamos el proceso de recambio luego de la experiencia mundialista. Hacer el trabajo a lo loco solo nos garantiza llegar a Brasil sin esperar nada bueno. Si vencemos, alegría, si caemos, penuria. La realidad es que hay una escuadra peruana que saldrá y necesita apoyo, pero ya es hora de dejar el miedo atrás y encarar el reto.

Etiquetas

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *