LOADING

Type to search

Qué vale más: ¿el juego bonito o los resultados?

Alianza Lima

Qué vale más: ¿el juego bonito o los resultados?

 

ESCRIBE: RODRIGO FLORES

 

El profesor Pablo Bengoechea técnico subcampeón nacional de la Liga 1 se caracteriza por su forma de juego que es de gusto para unos, pero no para otros.

El pasado 8 de diciembre culminó el año para el club Alianza Lima y aunque no lograron el título nacional, el club llegó lo más lejos posible. Por segundo año consecutivo, el cuadro blanquiazul se quedó con el subcampeonato de la liga 1 y que repitió en el banquillo a Pablo Bengoechea, el líder del equipo.

El uruguayo vistió la casaquilla blanquiazul por primera vez el año 2017, temporada que un aliancista jamás olvidará. Él fue proveniente de Peñarol de Uruguay, donde salió campeón el año 2015. Además, se debe resaltar que el profesor ya era un viejo conocido por el medio peruano, pues en el año 2014, luego de ser asistente técnico en la era de Sergio Markarian pasó a ser entrenador nacional durante un micro ciclo. Su participación como técnico finalizaría en diciembre, pero dejo grande frutos y descubrimientos, como la nueva posición de Ascues, que lo tendría más adelante en Alianza.

Pablo es un gran estratega, pues en el fútbol para ganar un partido, es muy simple, lo único que tiene que lograr es anotar la máxima cantidad de goles, no importa cómo. Bajo esa consigna, el profe trabaja día a día. Este es un futbol que se asemeja al de su país, como lo denominan: Pablo siempre juega a la uruguaya.

A pesar de ello, en tres años el profesor ha logrado dos finales y un título nacional. Existen muchos críticos sobre su estadía, pero lo mejor que puede tener Alianza de cara a la Libertadores del próximo año es la continuidad de Pablo.


Este año Pablo llegó como un salvador al club, estábamos en una pésima situación tanto en el plano nacional como internacional. El equipo no tenía un camino definido, necesitábamos un líder que entienda a los jugadores como si fuera su padre, ese es Pablo. Él no se caracteriza por dar discursos sobre el juego vistoso del equipo, él lo primero que hizo fue prometer resultados, eso es lo que el hincha busca.

Apenas llegó, le dio vida a un Joazihno Arroe que estaba en el limbo futbolístico, necesitaba un equipo como Alianza para explotar todo ese potencial que tenía, es así como Joa se convirtió en nuestro 10. Como en el 2017 cuando descubrió a Quevedo juvenil, este año volvió para consolidarlo y es muy probable que el otro año pise suelo extranjero. Él sabía cómo llevar a un jugador cuando no le iba bien en el plano futbolístico, este es el caso de Duclos. Lo llevo a la reserva para que su confianza regrese, anotando goles y siendo capitán, para que en la recta final del torneo aparezca y se fue en uno de los mejores, en la posición de back.

Fue el gestor, tal vez de una de las contrataciones más importantes que se han hecho en los últimos años, Adrian Balboa. Un nueve neto con las características que Pablo Bengoechea busca para que encaje en su equipo, aquel que lucha todas las bolas, tiene buen juego aéreo, es técnico, juega fuera del área y se ubica dónde debe estar un delantero.

Por otro lado, está Federico Rodriguez, que posee 7 goles en el clausura y uno en Play off. Uno de los goleadores del equipo. Otra vez, Pablo fue el que acertó con este jugador. Para finalizar, en los últimos partidos de local Fede y Adrian iban juntos, una dupla de temer.

Además, el uruguayo es un estratega de primera, lee todos los partidos muy bien por eso a la hora de plantearlos se le da el resultado. Su sistema de juego en los últimos cotejos fue ultradefensivo, uso un 5-4-1 lo cual significa utilizar cinco en la primera zona defensiva, cuatro volantes y un solo punta.
Naturalmente cuando Alianza Lima defendía, lo hace con cinco en el fondo. Rossell, Fuentes, Riojas, Zalazar y Cuba. En el medio, Cartagena y Ramirez. Por los extremos Kevin Quevedo, Felipe Rodríguez y Federico Rodríguez o Adrian Balboa como punta. Cuando están todos en su campo, hay poco espacio para el ataque rival.


Esos cinco defensores se convierten en solo tres cuando atacan, adelantándose Cuba y Rosell. Ramirez y Cartagena en la contención y de extremos Quevedo y “Felucho”. Como punta Federico Adrian Balboa. Es decir, tiene hasta siete jugadores en ofensiva. Al final pasa a ser 3-4-3.
Bajo esta mística, Pablo debería quedarse, él tiene un panorama profundo de su plantilla y sabrá que hacer de cara a la Copa Libertadores. Solo darle la confianza y que el profesor demuestre con resultados como siempre. Por algo Alianza Lima tiene tres finales en tres años.

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *